El peso de las camillas de masaje portátiles suele variar entre 12 y 21 kg (las camillas que se venden con un peso inferior a 12 kg no lo son realmente. Póngalo en una balanza después de la compra, y verá que probablemente haya crecido durante el transporte 😉 ). Este criterio es muy importante si tiene que transportar esta mesa. Sin embargo, para aligerar el peso, algunos comerciantes reducen la calidad reduciendo el ancho por ejemplo o el tamaño del relleno. Preste atención a estos criterios porque el peso no debe perturbar la comodidad de su cliente. También hay algunos carritos para llevar las mesas. Esto puede ser práctico en la ciudad pero en calles con adoquines o para subir escaleras, no le servirá de nada. Un pequeño consejo: Aunque sea tentador llevar un máximo de comodidad a la persona masajeada a expensas de la suya propia, no subestime el daño causado a su cuerpo, el transporte diario de 18 kg. Cuando te mueves a diario, incluso los 12 kg parecen pesados al final del día. Y recuerda siempre cuidarte a ti mismo si quieres cuidar a los demás.